Y tú ¿Cuántos cerebros tienes?

SEGUNDO CEREBRO ALIMENTACION

Y tú ¿Cuántos cerebros tienes?

Y tú ¿Cuántos cerebros tienes? 2560 1440 David García Martín

DESCUBRIENDO EL SEGUNDO CEREBRO

The second brain es un término acuñado por el doctor Michael Gherson, y es debido principalmente a que el intestino tiene su propio sistema nervioso independiente y tiene un 2% del total de nuestras neuronas (sistema entérico). Mediante el nervio vago existe una comunicación bidireccional entre cerebro e intestino.

¿Has sentido mariposas en el estómago? ¿Antes de un examen no has podido comer? Eso se debe a que la emoción hace que el cerebro envíe la orden de que hay un peligro, y la simple generación del cortisol hace que tu cuerpo se prepare para afrontarlo, para lo cual necesita otro tipo de actividad más urgente que comer.

La alimentación también es fundamental para tener un buen sistema inmune, ya que el 80% de las células encargadas de él están en el intestino. Una nutrición deficiente aumenta la disposición a tener todo tipo de enfermedades, especialmente inflamatorias.

Paz mental y fuerza de voluntad

La serotonina es el neurotransmisor encargado de proporcionar la paz mental y ver la realidad de una forma más objetiva. Es clave en la toma de decisiones, sean buenas o malas. Entre el 80 y el 90% de la serotonina se produce en el intestino. Solo este dato ya debería hacer que te pusieras a cuidarlo. Mejores emociones llevan a mejores decisiones y estas a mejores resultados. La dopamina es el neurotransmisor encargado de que cada mañana nos levantemos con disposición a afrontar nuevos retos, de mantener la fuerza de voluntad, y el 50% de esta se genera en el intestino.

Microbiota

Es el conjunto de “bichitos” que hay en nuestro intestino y pesa aproximadamente 2 kilos. De la misma manera que los humanos compartimos la mayoría de los genes, en la microbiota solo hay un 10% de coincidencias. Aquí sí que cada persona es un mundo. Aunque la dieta mediterránea funciona en general, si vamos a lo particular todavía podemos mejorar si llevamos un control sobre lo que comemos y las sensaciones que esto nos produce. Existen pruebas que cada vez estarán más al alcance de todos para ver cómo es nuestra flora intestinal. A partir de aquí, se puede pasar de una buena alimentación a una excelente y personalizada nutrición.

En el intestino tenemos unos 100 billones de gérmenes y, aunque todos son necesarios, no todos son buenos. El problema viene cuando los malos superan a los buenos. ¿Qué suele pasar con los chicos malos? Beben, fuman y se alimentan peor. Pues con los gérmenes pasa lo mismo, los malos se alimentan de azúcar y, cuando hay prevalencia de estos, la orden que le llega al cerebro es: “Mándame azúcar lo más rápido posible”. Y ya sabes lo que pasa, el cerebro que está preparado para la supervivencia e intenta complacerte.

Un segundo cerebro en buen estado nos protege de enfermedades, nos proporciona fuerza de voluntad y nos da paz mental. Como decía José Mota: “No me lo mejores, iguálamelo”.  En inglés, el intestino se llama gut, y gut a su vez significa bueno en alemán.

Dejar una Respuesta